martes, 14 de abril de 2009

La incógnita...

Yo me imagino mis looks de diario con estos maravillosos zapatos altísimos y elegantísimos, que combinarían perfectamente con faldas de tubo, pantalones pitillo, vaqueros desgastados, vestidos camiseros...




Y al final siempre termino llevando estos...




¿Me acostumbraré algún día a los tacones de largos centímetros que tanto estilizan? En una ciudad como Sevilla donde hay que andar avenidas, recorrer calles estrechas de piedra del centro, coger el bus, incluso el recién estrenado metro desde las 8 a.m hasta las 8 de la tarde... me parece misión imposible. Y cuando lo hago acabo el día como si me hubieran dado una paliza.




Ainssss

3 comentarios:

Sandra dijo...

Eso me pregunto yo, como se puede ir todo el dia montá en lo tacones, sin que al llegar a casa tengan q amputarte los pies... Toda una incognita Noe ;)

besos.

M@ri@le dijo...

Hola Noelia, me llamo mucho la atencion tu post, a mi me pasa lo mismo sabes... ademas yo los compro(los tacones)... y luego los miro y miro y siempra salgo con los mismo flat... me aterra manejar con tacones... jejejeje. Bueno aunque conmo digo yo con mirarlos basta.. quien dijo que era necesrio usarlos....

Besos,

Démo Forever dijo...

Claro que sí, el secreto está en cambiarse dos o tres vecs al día de zapatos para no cansarse.
Un saludo